miércoles, 22 de mayo de 2013

La Fiesta terminó. The Face / Lips (Pinedo-Valencia)


Fue una de las discotecas míticas de los alrededores de Valencia y ahora languidece en el más absoluto silencio. Cuando llegué a estas tierras levantinas, la famosa 'ruta del bakalao' ya era historia aunque los medios de comunicación se empeñaran en demostrar lo contrario, sólo porque la gente seguía alargando las noches y empalmándolas con los días cuando llegaba el fin de semana.


El pàrking de 'The Face', en Pinedo, era una extensión más de esa discoteca con capacidad para más de 3000 personas, a la que sólo fuí dos veces, una de ellas a las 7 de la mañana, la otra a primera hora de la tarde para asistir al rodaje de un videoclip de 'Pistolo', famoso 'performer' y artista multimedia valenciano


No recuerdo mucho del interior de la sala y la verdad tampoco pude rememorarlo este pasado fin de semana cuando una jornada de playa y paella me fue llevando hasta este ya abandonado local, cuya puerta permanecía infranqueable y custodiada con un guardián de excepción


En 2010, 'The Face' mutó su rostro para quedarse solamente con sus labios. 'Lips' fue el nombre de la nueva sala, ideada como uno de esos clubs cercanos a la playa, con terrazas y tumbonas, ambiente chill y bla bla bla... que evidentemente y como muestran las imágenes, no llegó a funcionar.



Anexo a la discoteca, una sala de contadores perfectamente desvalijada y con un gracioso 'grafitti' que me recuerda a mis años mozos en los Salesianos...


Al lado de ese cuarto de contadores, una verja con un boquete en su alambre permite acceder a la salida de emergencia (también bloqueada) del local, donde en el suelo descansan entradas y flyers de hace unos años


Ya en la parte trasera, los accesos y la fachada recuerdan ese intento de abrir la terraza a la playa, a la zona del Paseo Marítimo de Pinedo, una pedanía de Valencia que se ha quedado sin su mayor reclamo musical



Quizás en unos años, cuando pase esta crisis, alguien decida intentar a reflotar este buque varado en dique seco. De momento, la fiesta se acabó....

domingo, 14 de abril de 2013

Exposición sobre el abandono y los espacios vacíos


No me cansaré de decir que este es mi blog más 'abandonado'... por su temática y porque es el menos actualizado en tiempo y entradas de mis 4 bitácoras (5 si contamos la de la Birrapedia). Pero es que ni el archivo de lugares visitados ni el tiempo libre para introducirme en ellos dan para más de momento. Por eso, a veces hay que nutrirse de otras fuentes y una de ellas la he encontrado hoy en forma de exposición fotográfica en el Centre Octubre, de València. He estado de suerte pues concluye la semana que viene.







Se trata de una compilación de fotos de alumnos y docentes de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) bajo el nombre de 'Finestres a l'espai buit' (Ventanas al espacio vacío) en la cual, obviamente no faltan referencias a esos lugares deshabitados que tanto nos atraen. Algunas de las fotos son sencillamente impresionantes. Os la recomiendo!

sábado, 26 de enero de 2013

Nowhere Train (I). Valjunquera


Las estaciones de tren de los pequeños pueblos son también unos de esos lugares donde un día el tiempo se detuvo. De la noche a la mañana el ferrocarril dejó de circular y el abandono fue el único viajero que sacó un abono fijo


La estación de Las Planas está a unos 3 km del pueblo, Valjunquera, en la comarca aragonesa de la Matarraña


Actualmente una capa de asfalto cubre lo que antaño fueran las vías del ferrocarril que transcurría entre Tortosa y Alcañiz y seguramente se transformará en una vía verde para cicloturistas.




Tres edificios conformaban el complejo ferroviario de Valjunquera: el de viajeros (el principal), otro que supongo sería la casa del jefe de estación y el de los aseos. Su estructura se mantiene aún en bastante buen estado.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Lugares Malditos (I). Las casas de la Romana


Normalmente cuando se habla de lugares abandonados se suele utilizar a veces el adjetivo malditos como un sinónimo que añada un halo de misterio. Pero en ciertos sitios, por los hechos ocurridos allí, tal palabra no es una simple anécdota sino que encierra episodios realmente estremecedores y dramáticos.


Uno de estos lugares son dos viejas y abandonadas casetas en el Paraje de La Romana, en el término de Tous en Valencia. Están perdidas en medio de la montaña al fondo de un barranco y para llegar a ellas hay que transitar un buen trecho (unos 5 km)  por pistas forestales, mejor en un 4x4 (almenos los últimos quilómetros) y el último tramo se recorre a pie. En ellas estuvieron secuestradas y fueron torturadas y vejadas las tres niñas de Alcásser hace 20 años. Para los que hemos leído el relato de los hechos y hemos estado allí (yo hacía 10 años que no volvía al lugar) os aseguro que nada más volver a verlas se me volvió a erizar el vello.

De las dos casas, que también han sido refugio de pastores y sus ganados, la que acumula malignidad es la de la foto. Diez años después de mi primera visita (que fueron 2) el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas se han cebado en ella. Esta vez no hizo falta entrar ya que no quería volver a ser víctima de las pulgas y lo que habíamos ido a hacer allí tampoco nos lo exigía. 


Además, al derrumbarse uno de los muros, quedaba a la vista la estancia donde estuvieron las niñas y sus captores y el poste al cual estuvieron atadas. Las siguientes fotos son de la otra casa





A continuación la puerta de entrada a esta 'casa del mal'


Espero no tener que volver a ellas y poder hablar en futuros posts de lugares algo más 'agradables'.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Pueblo viejo de Belchite, aprender del pasado


Sin duda el Pueblo Viejo de Belchite es uno de los lugares abandonados por excelencia de España. No en vano se calcula que lo visitan (sin estar acondicionado para ello) unas 10 mil personas al año. Servidor ya lo ha hecho dos veces, la última este verano.


Sus ruinas son sin duda el mejor testimonio de la absurda y cruenta contienda que fue la Guerra Civil española. En este municipio zaragozano, situado a unos 50 km de la capital se desarrolló la denominada batalla de Belchite, que acabó con la destrucción del pueblo y la muerte de muchos.


Belchite estaba en el bando nacional y la ofensiva republicana hacia Zaragoza decidió conquistar la población, No escatimó en bombardeos y en un asedio terrestre que si bien después de 13 días logró su objetivo, supuso un desgaste tremendo para el Ejército Popular de la República.


Acabada la guerra, el régimen franquista ofreció a los belchitenses supervivientes la posibilidad de reconstruir el pueblo o de levantar uno nuevo (que fue finalmente la opción elegida), dejando intactas las ruinas del anterior. La construcción fue una gran operación de propaganda del Régimen (' Yo os juro que sobre estas ruinas de Belchite se edificará una ciudad hermosa y amplia como homenaje a su heroísmo sin par. Franco' ) levantada por prisioneros de guerra. Los primeros habitantes del nuevo Belchite se instalaron en 1946 aunque la inauguración oficial fue en 1954 y se dio por terminado el traslado en 1960 



Siento haberme enrollado tanto pero creo era necesaria un poco de HISTORIA para conocer el pasado de este lugar, en parte porque a mí no me había quedado del todo claro la primera vez que lo visité. Si uno consigue abstraerse (que no es fácil) de los motivos que llevaron a la destrucción de la población es muy grato deambular por lo que antaño fueron calles llenas de vida o iglesias repletas de fieles, como la de San Martín o pasear por lo que queda de conventos como el de San Rafael o el de San Agustín






Pero sin duda, al menos a mí lo que me ha puesto los pelos de punta es las dos visitas es la pintada en la puerta de la Iglesia de San Martín atribuida a uno de los últimos habitantes que abandonó el pueblo


De la historia del pueblo viejo de Belchite vais a encontrar multitud de entradas y reportajes fotográficos fantásticos algunos con fotos incluso del municipio antes y durante los bombardeos. Para muestra os dejo dos referencias pero ante todo os sugiero que alguna vez os dejéis caer por allí y que si lo hacéis en grupo os descolguéis porque un sitio así merece vivirlo también en la soledad para entre otras cosas reflexionar y aprender de un pasado muy cercano ante un futuro incierto y crispado como el que nos acecha. 


jueves, 27 de septiembre de 2012

My city in ruins

Dicen que el 11-S cambió la vida no sólo de los habitantes de Nueva York sinó de todo el mundo. La imagen de aquellos dos colosos viniéndose abajo para acabar convertidas en ruinas sin duda jamás se borrará de nuestras retinas. A cada uno le pilló en un lugar diferente pero todos (o casi todos) las vimos. A mí me soprendió comiendo en un bar de carretera de Almendralejo, después de haber salido aquella mañana de Lisboa en dirección Valencia y de haber hecho una parada para visitar Evora. 11 años después, toparme de nuevo con ellas, con las Twin Towers, de este modo, enteras pero abandonadas cual despojo, me ha hecho volver a recordarlas y también a convencerme aún más del fracaso al que está abocada la concepción capitalista de nuestro mundo.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Aquel verano en Biarritz



Aterrizó Julio con sus calores, su bochorno, esa pegajosa humedad que uno trata de combatir como puede mientras espera las anheladas vacaciones. Precisamente, ahora que el verano ya se ha instalado entre nosotros me encantaría evocar otros (veranos) pasados que debieron ser gloriosos pero que ahora son sólo una sombra.

Biarritz es una localidad costera francesa, vinculada tradicionalmente a Euzkadi. Un lugar de veraneo que suena añejo, a lujos de antaño, quizás por eso quisieron bautizar este hotel que no está ni en el País Vasco ni en la costa vasca gala sinó en mi querido Mediterráneo, concretamente en Alcanar, Tarragona, en la frontera con Castellón, al pie de la mítica N-340, una carretera nacional de las de toda la vida, plagada de camioneros, bares, hostales y, como no, puticlubs a porrillo



La carretera también la podríamos calificar de fantasma y no sólo por este ruinoso hotel  sino porque la pueblan otros establecimientos muertos que en su día vivieron el esplendor. Hay de todo, puticlubs, más hoteles, discotecas, etc...



Para entrar al Biarritz, deduzco que sus propietarios eran vascos o querían atraer al turismo del norte de España con el nombre, me hice acompañar por el buen amigo Ramón. El lugar es impresionante, con sus vistas al mar, multitud de habitaciones abandonadas pero con restos de colchones de moradores eventuales y pasajeros. Se conserva bastante bien a pesar de la invasión de grafitteros y demás saqueadores. El único gran peligro es un agujero inmenso que se abre a los pies del visitante en la segunda planta.




Bonita excursión, sin duda, que ya había sido inmortalizada por otro bloguero del terreno con más vena artística que quien os habla y al que recomiendo visitéis. También manda huevos que de un fin de semana de retiro familiar lúdico gastronómico en compañía de los Machos (Ramón, Cordills, Enrique y respectivas), los amigos de la infancia, en el ya conocido CarlosIII, uno vuelva con más fotos del Biarritz que de la familia, las mariscadas y los buenos momentos, pero... así es la vida.

PD: Este post fue publicado en el blog madre en julio de 2010